Una vez desestigmatizado el sexo esporádico, vamos a hablar de la situación específica en las páginas de contactos, porque es una situación incontrolable y tú sabes que tarde o temprano ahí va a pasar algo.

Tienes que valorar antes los pros y los contras de tener relaciones esporádicas con gente que hayas conocido en encuentroadulto.com, ya que vale que tú lo tengas claro de que va a ser algo que no implique emociones, pero ¿has comprobado que él quiera lo mismo? Porque si él busca algo más sentimental, entonces la convivencia puede ser atroz.

Pero bueno, si quieres consejos para entrarle a tu compañero sin importarte las consecuencias lee bien atentamente:

  • Primero, si tienes varios compañeros de piso, elige bien, porque puede haber ocasiones en las que te interese más de uno y te puedo asegurar que como tengas algo con cada uno de ellos acabarás yéndote de la casa. Así que una vez tengas claro con quien mantener relaciones esporádicas, vamos al grano.
    Digamos que aún no conoces bien al chico, que es nuevo y que aparte de la presentación del primer día que llegó, no habéis tenido más conversación. Pero rápidamente has visto que es muy mono.
  • Si fueras una chica tímida irías a conversar con él para agradarle, buscar las cosas positivas en él, interesarte en su vida, sus aficiones, acompañarle en alguna actividad. Hay un límite, en ese límite te puedes llegar a enamorar o enamorarlo a él, no te digo que pases de su vida, es una persona y tenéis que convivir por mucho tiempo, por lo que hacer que os sintáis cómodos en el piso es primordial.
  • Lo importante son las indirectas, analiza sus horarios, cuando va a la cocina, cuando tiene tiempo de ocio, cuando usa el baño solo para ducharse, cuando se va a la cama a vaguear, cuando va a lavar la ropa, cuando cocina, etc. En esos momentos, aprovecha para flirtear, pero antes asegúrate de que él quiere lo mismo, eres una chica, es fácil saberlo con un par de preguntas o de momentos sensuales, por ejemplo, tu ropa interior o cuando vas de la ducha a tu habitación paseándote por toda la casa solo con una toalla. Si está incómodo es por algo.
  • Pero ve de menos a más, flirtea cuando esté haciendo la comida, di que quieres probar lo que ha hecho, métete con él, eso le llamará mucho la atención, pero no te entregues a él. Cuando os sentéis en el sofá, ponte a su lado y poneros a ver algún programa juntos o alguna serie que tengáis en común. Poco a poco, si has sembrado bien la jugada, él jugará con sus manos. Si no lo hace, hazlo tú, ponle la mano en la pierna. Ahí empieza el juego.

Una vez terminado el sexo, recuerda, no es nada más que sexo y que si se va a repetir puede que ocurra que inicies una relación que no tengáis ilusión de mantener mucho tiempo. Aquí la comunicación es clave para no estar incómodos y que la convivencia siga siendo normal o incluso mejor después de vuestras relaciones esporádicas