No te estreses. Lo primero que tendrás que hacer será hablar con tu pareja. Poneros de acuerdo. Fijar la fecha y el tipo de boda que desean, que en realidad los identificará como pareja. Pensar también en los invitados. En ese sentido te vendría bien hacer una lista de los que quieres que asistan a tu boda y otra lista de las personas que te gustaría incluir para que no se te junten todos y así ir invitando en función de lo que te vayan diciendo. Pero debes hacerlo con tiempo para que nadie se sienta que fue cosa de última hora, luego algo muy importante, con qué presupuesto cuentas y cuales consideras tus prioridades, deberás valorar si los invitados o el lugar es más importante, selecciona a continuación dos fechas posibles, dado que dependiendo donde estás pensando casarte es importante que tengas un plan b de lugar, presta atención a la fecha y fíjate que no haya algo que pueda coincidir con el día que has seleccionado. Piensa donde te gustaría casarte.

Si ya tienes el lugar ahora ponte a pensar en quienes podrían conformar el cortejo de boda, ten cuidado de no herir susceptibilidades. Puede ser tu mejor amiga o amigo o alguien más que sea cercano. A la hora de elegir tu vestido mira revistas y elige un modelo que te guste algunas tiendas lo podrían hacer pero todo esto como sabes es con tiempos de antelación. Para ese día no olvides llevar medias, zapatos del tamaño del tacón que estás pensando usar el día de tu boda. Piensa que para lucir muy bien tu vestido tendrás que hacer quizá algo de régimen.

Qué mejor pretexto que tu propia boda para bajar esos kilitos demás, que te están estorbando. Recuerda de reservar con antelación el lugar destinado a la recepción, el lugar para la ceremonia y lo que tenga que ver con el tema proveedores y recuerda que muchos lo reservan con un año de antelación, no olvides que el banquete también cuenta y claro, en función del número de invitados, deberás elegir la música para la recepción eso es algo que siempre se recomienda hacerlo entre dos, no olvides pensar en las fotos y los vídeos, o puede que uno de los dos sea una buena elección pero piensa que será un día irrepetible que merecerá quedar registrado en las retinas de todos los que asistan pero también que podrás compartir con tu futuro esposo nuevamente esos momentos, deberás también estar pendiente de las decoración y no podrán faltar en ese sentido las flores, la música de la ceremonia habrá de ser distinta y el pastel, algo que también debes solicitarlo con tiempo y por último no olvides si en caso vas a movilizarte con algún tipo de transporte solicitar estos también con suficiente tiempo para que no tengas problemas de última hora. Por lo demás ya te irán surgiendo los detalles, algunas cosas en las que no hayas pensando pero lo fundamental será la fecha y el lugar porque de ahí dependerá todo lo demás.