Tanto si ya has hecho una felación antes como si es tu primera vez, procura relajarte, los nervios no van a servir de nada y si no te gusta hacerlo entonces no lo hagas por obligación, díselo al chico, si te quiere lo entenderá.

  • Busca una posición cómoda. Muchas veces no se piensa en que puedes estar mucho rato en la misma posición en el sexo oral. Puede pasar que el chico tarde tanto en eyacular que la mamada se haga eterna o que incluso quede inacabada porque sientes que te duele el cuello, la boca o las rodillas. También puede ser que estés en la cama y se te canse el brazo de apoyarte. Lo mejor que puedes hacer es que él esté de pie y tú pongas un cojín o almohada para apoyarte y así poner su pene a la altura de tu boca. De esta forma no puedes sentir fatiga ni molestia en el cuello.
  • Busca la posición de la gran “O” con las manos y la boca. Pon las manos juntas, entrelázalas alrededor del pene como si fueras a hacerle una paja, pero en vez de eso lo pegas a tu boca, con forma en “O” también.
  • La presión es muy importante. La sensibilidad en las zonas erógenas va decayendo según el roce, por lo que aplicar más fuerza en el roce es obligatorio para que no se pare de sentir placer. Muchas veces ocurre lo contrario, lo haces fuertes de primera y provocas que la erección baje. Lo mejor es ir suave, que notes que el pene se va hinchando en tu boca, ahí debes ir aumentando progresivamente la presión tanto con las manos como con la boca.
  • La velocidad. El movimiento debe ser suave al principio, puede que el recorrido sea más profundo y te llegue lo más adentro para que él sienta placer en la base del pene. Pero ocurre lo mismo que con la presión. Cuando esté muy dura es cuando tienes que hacer el movimiento más corto, centrándote en el glande y la velocidad debe ser la máxima que puedas llegar a alcanzar con el cuello y ayudándote con las manos.
  • No usar dientes. Al principio puede gustar un pequeño bocadito en la puntita, pero el roce con los dientes hace muchísimo daño y si notas que la eyaculación está tardando en llegar es muy probable que sea porque en cualquier momento le hayas hecho daño y la erección se haya resentido.

Por último, disfruta tú también. No hay nada peor en el sexo oral que sentir que la otra persona está obligada a hacerlo o que parezca que está haciendo un examen matemático mientras lo haces porque quieras hacerlo perfecto. Eso se nota. Debes aprender a dejarte llevar por la pasión del momento y hacer que te guste incluso aderezándolo con un poco de lubricante con sabor o alimento que a ti te guste, pero que no sea desagradable al tacto o vaya a romper el condón o preservativo dental si lo estáis usando.