Quien a estas alturas se asombre de las diversas formas de buscar pareja que existen gracias a la red, está fuera de tiempo. No tanto por pertenecer a otra generación sino porque no se da cuenta del cambio drástico que ha supuesto internet en las relaciones personales.

Las opciones ofrecidas por la red son tan diversas que a veces uno no sabe si le están hablando en mentira o en serio. Todo parece atractivo, posible, luego resulta que nada es como lo pintan, pero también mucho tiene que ver con la experiencia personal de cada uno.

Todo dependerá de lo que busques. Desde luego también de saber cómo buscar. Hay gente que por desconocimiento se ha llevado grandes decepciones. Lo mejor será estar bien informado. No tanto para evitar que te timen sino para no perder el tiempo.

A la red puedes acudir ya sea para buscar amigos o personas que sean afines a ti con un objetivo concreto, caminar, aprender un oficio o intercambiar algunas experiencias. Son infinitos los espacios que te ofrece la red para buscar pareja de forma indirecta. Basta que haya una convocatoria centrada en alguna determinada actividad. En la mayoría de estas tendrás que pagar pero algunas son gratuitas. Las ofertas son muy variadas. Es cosa de estar atento a los cambios de programación si vives en una ciudad donde el ocio es algo constante.

Puedes apuntarte a deportes compartidos. O tal vez a grupos de excursión si lo tuyo son los viajes no muy lejanos. Forma parte de grupos destinados a algún tipo de ocio que vaya encaminado a tus intereses. Que te guste. Que lo disfrutes pues tal vez ahí puedas encontrar a alguien interesante. A partir de ciertas aficiones compartidas que antes de la aparición de internet eran imposibles.

Al margen de la edad que tengas, o de tu lugar de procedencia internet te ofrece opciones diversas para compartir en grupo, ya sea por temáticas o por edades. Nada que ver con las plataformas de citas que puede ser también una opción aun cuando en este caso no estamos hablando de ellas.

Hablamos de cursos, salidas, excursiones, retiros, viajes organizados con un fin determinado, compartido por todos los que se apuntan. Es, primero que nada una forma de hacer amigos. En segundo lugar un mecanismo para acercarte a personas del sexo opuesto. Que te puedan interesar o no, es otro tema. O que les puedas resultar interesante a ellas también.

No es la idea permanecer en casa. De lo que se trata es de salir a la calle. Apúntate a una salida grupal y espera a ver qué sucede. Conversa, habla de ti pero también pregunta. Puede que en la primera excursión no encuentres a nadie. Puede que la segunda vez tampoco ni siquiera en la tercera. Pero deberás estar preparado porque cualquier ocasión suele ser propicia cuando tienes claro tu objetivo el objetivo tarde o temprano se te pone delante. Tienes que saber qué decir cuando llegue el momento.