Los pechos caídos se pueden dar por una serie de factores como la edad, ya que la glándula mamaria se atrofia con el paso del tiempo, haciendo que se convierte en grasa, lo que hace que ocupe menos volumen y dé una sensación de pecho vacío. En la misma línea, también encontramos los cambios hormonales como otro de los motivos por los que los pechos acaban cayéndose y que van asociados a la menopausia.

Por otro lado, como es lógico, un gran volumen de las mamás podría hacer que la acción de la gravedad fuera mayor en este sentido. Además, tras pasar por procesos como el embarazo y la lactancia, así como las dietas y las pérdidas grandes de peso se producen una distención del tejido más que notable que se ha de tener en cuenta.

Además, otro de los factores que afectan en este sentido a la caída del pecho pasa por tener un tipo de tejido de la piel que es poco resistente a la tracción, algo que suele ser, por lo general, heredado.

Esta acción puede clasificarse en diversos grados y todo dependerá de una serie de factores que guardan una relación existente entre el pezón y el pliegue o surco inframamario.

De este modo, lo que se conocería como primer grado se correspondería con la mama normal, y es lo que se puede encontrar con el pezón por encima del pliegue del pliegue. El segundo grado presentará un pezón que encuentra a nivel del pliegue, el tercero pasa por un pezón que está por debajo del pliegue inframamario, de tal modo que comienza a orientarse hacia el suelo. Ya el cuarto grado pasa por un pezón que se encuentra bajo el pliegue y bajo la mama, mirando completamente hacia abajo.

El tratamiento que ayuda a combatir los pechos caídos tiene como objetivo, precisamente lograr conseguir un volumen y una forma armónicos. Además por supuesto de intentar que las cicatrices sean lo más disimuladas posibles, todo ello intentado elevar el pezón para que quede centrado.

Hoy en día esta operación se puede hacer sin mayores complicaciones, por lo que es una buena vía y solución por la que optar en un momento determinado si lo que se busca es combatir, precisamente, contra esta tendencia de los pechos caídos que tantos problemas de autoestima y estéticos puede llegar a causar.